viernes, 12 de septiembre de 2014

Casa de Tapas Cañota

Casa de Tapas Cañota


Bar/Restaurante especializado en tapas muy cerquita de la Plaza Espanya, en la calle Lleida.
Llegamos con las bicis plegables y en ningún caso nos pusieron pegas, aunque finalmente cenamos en la terraza.

El trato es exquisito, muy educados y muy simpáticos, sin hacerse pesados en ningún momento. A veces es complicado encontrar ese equilibrio...

Uno de los miembros del personal se nos acercó a la mesa ofreciéndonos las excelencias del jamón pata negra que cortan a mano, al ver que no éramos guiris (porque lo parecemos tanto mi señora como yo) se fue por donde había venido. En ningún momento insistió más de lo recomendable. 

Como llegamos un poco acalorados por el trote en bici, pedimos dos jarras de cerveza. Hay que reconocer, que pese a tratarse de una Estrella de toda la vida, estaba tan bien tirada y servida, que sabía diferente, incluso la espuma era sabrosa.

La carta más que correcta, muy correcta y muy simpática, con un diseño muy agradable y de fácil lectura. Se nota que han invertido tiempo y dinero en este aspecto. De hecho, incluso se puede comprar por 10 € (que es lo que les cuesta a ellos, según pone en la misma carta) Bueno, se puede comprar la carta y camisetas, delantales, aceite... todo muy comercial, pero bien, con clase y con gracia. A destacar que el aceite que ponen  en las mesas, está envasado para TICKETS. 

Muchas tapas, bien explicadas, muchos platos, bien comentados, mucha calidad por todos lados.

Ya que era el primer día que íbamos, pedimos una serie de tapas típicas, para poder testar y comparar con otros sitios que conocemos, a saber: ensaladilla rusa, croquetas de jamón ibérico, patatas bravas (una de la especialidades de la casa), pimientos del padrón y zorza de Lugo, a base de chorizo deconstruido.

Las bravas, pese a ser especialidad de la casa y estar deliciosas, a mi gusto, no superan a otras reconocidas bravas, como las del Tomás o La Esquinica. Aunque más que hablar de mejores o peores, son distintas, ya que éstas son cocinadas al caliu y aquéllas, son fritas. Lo cierto es que a medida que las vas comiendo, están cada vez más buenas.

A mí la ensaladilla rusa como que no, pero mi señora, que es una experta, comentó que estaba excelente. 

Las croquetas, pimientos, etc. todo genial a un precio muy razonable por la calidad.

La zoza de lugo, mejor hubiera sido con patata gallega tradicional frita de forma tradicional, pero la sirven con patatas paja, que pese a estar muy bueno, no es lo mismo.

La sorpresa fue el postre, una crema catalana, con fresitas silvestres y borde de crema de mango. Deliciosa la crema, muy correcto el mango y muy buenas las fresitas. En conjunto, una agradable y atrevida combinación para este postre, que poca gente se atreve a "perturbar" dada su tradición.

Los cafés muy bien preparados en una taza excelente, con la medida justa, ya que los pedimos "cortos" y se pueden contar con la mano los restaurantes en Barcelona que entienden eso como un expreso o un ristretto.

Para beber, tienen una carta de vino con buenas referencias a precios razonables. Nosotros optamos por la cerveza, consumiendo 3 jarras de 1/2 litro y una caña. 

Acompañamos la cena, con dos raciones de pà amb tomàquet muy bien preparadas, con su ajito, etc.

La cuenta ascendió a unos 56 €, que no es barato, pero es muy correcto por la calidad de la materia prima y la cantidad de tapas que consumimos. 

Volveremos sin duda alguna.



lunes, 30 de junio de 2014

Arrosseria Xàtiva


Ayer estuvimos cenando en la Arrosseria Xàtiva. 
El lugar es agradable, en el barrio de Les Corts, una zona muy tranquila. 
Prácticamente no había nadie. 


Aspectos generales

Como aperitivo, nos sirvieron un zumo de melón. Simple, bueno y muy refrescante.
El pan es delicioso. Son pequeños panecillos alargados que te van sirviendo de forma individual. Muy ricos.



Aquí tenéis la carta:

Entrantes.
Unas croquetas caseras de pollo deliciosas y unos buñuelos de bacalao muy buenos, muy densos, (poco aire dentro, como a mí me gustan) y bien cocinados.

Segundos
Paella marinera para ella
Arroz caldoso de señorito para mí.

Cocinadas con caldo natural y con agua de mar.

Cantidades abundantes, paellas individuales. Te ponen cuchara de madera y posibilidad de comer directamente de la paella.

La pella marinera, psé, la del Vell Poble Nou le da ocho vueltas. O nueve. El arroz un poco pasado. Me quedó la duda de si era así en Xátiva o que se les había ido el tiempo.

El arroz caldoso de señorito, realmente bueno, disfruté mucho.

Postres
Una tosta de anís con requesón, trazos de frambuesa y miel.
Aún estoy buscando el anís, que no apareció. Comentado con el camarero, me dijo que la próxima vez le echaría unas gotas de anís… que tal vez el requesón y la miel se comían todo el gusto. El requesón estaba muy bueno, la tosta, un poco empalagosa.

Vino
Al estar en un restaurant valencià, pues qué menos que pedir un vinito de la tierra. Rafael Cambra Dos 2012.
Bueno, por 16-17 euros, no está mal, se confirma que en este país, salen buenos vinos por todos lados.

Cafés muy bien preparados. Cosa difícil últimamente. No sé si es el café, la humedad o las pocas ganas de la gente al preparar un café, pero todos deberíamos devolver un café cuando no está bueno, en vez de tragarnos la taza porque sí.

Precio: 77 EUR Correcto.

Por cierto, los jueves hacen un maridaje muy interesante.



miércoles, 12 de marzo de 2014

Crónica de un Calçot


Domingo de calçotada en Masllorenç (A un tiro de piedra de Valls, vamos en medio del meollo calçotaire).

Como ya es casi tradición, se celebró el pasado domingo 9 de marzo del 2014, la Calçotada familiar anual de los Tragaldabas.


  • Asistentes TODOS los Cofrades y respectivas/os.
  • Llegada al punto de encuentro de forma escalonada, sin aglomeraciones. Para variar, Visas y Chuli, llegaron los últimos.
  • Tiempo seco y soleado, con una temperatura media de unos 18-20 grados, cielos despejados y viento en calma.
  • No se concretó un pre-acuerdo de vestimenta oficial, así que cada palo aguante su vela.
  • Media de Calçots por Cofrade: Unos pocos.

Masllorenç: Pequeña pedanía del Alt Camp de volumen demográfico más bien escaso y valor histórico nulo, famosa por sus fábricas de muebles y por su superficial abandono a no ser que te pases por el casino, en el que hay un ambientazo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!  Ehhhhhh  ahora ya es famosa porque los TRAGALDABAS estuvieron ahí!!!!!!!!!!!!!!!!!
El pueblo dispone de Gimnasio y un restaurante.

Después de estos datos demográficos y geográficos…..hemos de recordar que:

  • La Calçotada Tragaldabas se enmarca en el apartado 21.7/2001 de los estatutos de esta Cofradía y se define como “Jornada de puertas abiertas” en la que,  como marca el estatuto en su epígrafe 2134,234/204: “Será lícito y aceptado que cada uno de los tragaldabas fuera o fuese acompañado de su respectiva churri y de los descendientes y/o adyacentes reconocidos o no”. (Fin de la cita).
Pero, y creo que es lo que todo el mundo espera del que realiza este escrito, lo importante es saber de dónde viene el termino Calçotada:
Seamos sinceros, los datos que se van a mostrar a continuación son pura invención del Kaseras, así que ni se os ocurra ponerlos como ejemplo en el Wikipedia o en cualquier otra web que pretenda ser usada como fuente de información fidedigna.
Empecemos por la parte más terminológica del conceto:

Calçotada: Con la raíz “Calçot” – Cebolla larga y tierna que se cultiva en un montoncito de tierra para conseguir un tallo blanco de unos 20 cm (jajajajajajajajajajaja) en la zona de Valls y alrededores- y ADA, -figura imaginaria que, según la leyenda, ofrece protección y deseos a todos aquellos que son tocados por su barita.

CALÇOT: Del árabe כ.א.ל.? ו.ט., que venía a significar, “como no te comas eso te lo meto por el remilgo” aunque otras fuentes igual de estúpidas, le dan el origen al nombre del comandante Romano Calzotius Larguirus, el que por cierto, murió despellejado por el enemigo, triste final.

Que podemos añadir a la raíz del vocablo, CALÇOT, que no hayamos dicho ya……..  Pues un huevo de cosas:

Erróneamente se indica en diversos foros que el origen más aceptado afirma que se debe su descubrimiento a Xat de Benaiges, un campesino de finales del siglo XIX de la zona de Valls (Provincia de Tarragona), que por descuido, preparó a la brasa unas "cebollas" que sobrecalentó. Se quemaron todos por la parte exterior y, en lugar de tirarlos, peló las capas más externas quemadas, descubriendo que su interior estaba muy tierno y sabroso. PDB, incultura!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Todos podemos suponer que los primeros datos sobre dicha verdura vienen de los antiguos Romanos, concretamente de las legiones comandadas por Calzotius Larguirus, que al sufrir decaimiento ante-bajo-cabe-con-contra-de o durante sus batallas y gestas delante de los Bárbaris Vallsus, obtenían nuevas y renovadas fuerzas al consumir una planta asilvestrada, larga, variedad de la cebolla, concretamente la variedad conocida como Cebolla tardía de Lérida, habitual de la zona interior de Cataluña, pero especialmente de toda la zona occidental, correspondiente a las terres de l'Ebre y la comarca del Alt Camp y que crecía de abajo arriba.
Poco después y al ver que no se había inventado aun la salsa, las usaban como arma arrojadiza contra el enemigo y consumían carne a la brasa. Este uso indiscriminado del calçot, dio pié a la tradición de hincharse de cebollas y luego comer carne braseada.

Aunque el Pueblo Vallsus conocía dicha planta, no lo usaba como comestible ni mucho menos como arma. El uso que le daban era el de plasta mezclándola con PORLAN para la construcción de los Restaurantubus, o casas de comida. El periodo bélico que sufrió dicho pueblo por parte de los romanos, hizo replantear su uso y disfrute.

Ese uso fue perdurando y evolucionando durante los siguientes años por no decir siglos.

En un primer momento se comía en crudo en los momentos de asueto romano, pero era muy complicado quitarle la primera verde y dura capa de piel (despelatum putae cebollae). Esa complejidad ocasionaba que al final se usaba como espada contra el enemigo, clásica confusión durante las épocas bélicas. Esta situación se modificó a partir del día que los Bárbaris Vallsus, incendiaron el almacén de los calçots (certero arco y certera flecha), las legiones más básicas delante de esa pérdida de material bélico, se dedicaron a quitar las primeras capas de dicha munición quemada para que no se mancharan las manos sus superiores…. Gilipollas!!!!!!!!!!!. El tema es que, a escondidas, estos, podríamos llamarles, tontolabas, empezaron a comerse esas piezas dejando a los romanos sin armamento.

ADA: Mezclum de barbarismo latín y jerga autóctona, que apostrofaba cualquier llamada a rancho: “adaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!” (No sé por qué lo pongo si es lo mismo…….). Marcaba un antes y un después del rancho. Esta perífrasis fue adoptada por las curias más altas romanas al celebrar suculentos ágapes en sus inmejorables palacios.

  • Ada horribilis:"Ágape horrible" (expresión aplicada a una comida especialmente nefasta por el motivo que sea)
  • Ada capillo usque ad ungues cochinae est: “Desde los cabellos hasta las uñas de los pies, cerdo es” – (Petronio)
Podríamos seguir dando referencias históricas, pero, PAQUÉ!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Volviendo a nuestro amigo Calzotius, quien temeroso de las respuestas Barbáris al quemar las cebollas que usaban como espada, introdujo un buen día el vocablo Calçotada, que bien podría traducirse como “Arrojad esa mierda cebollas quemadas a los putos pueblerinos a ver si se las meten por el intríngulis de una P… vez y dejan de jodernos la cena”.

Creo que por ahora queda bien claro tanto el origen etimológico como la historia del actualmente tan preciado CALÇOT y su variante CALÇOTADA quedan claros, así que para que seguir, total, nadie se lo va ni a creer ni a leer……


Buenas y gaseosas noches.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Restaurante Los Años Locos


Cena quincenal Número:  YOQUECOÑOSE (Que alguien se lo curre y me lo diga).
Ausentes:   El cofrade CHEEWY
Sin el polo oficial:   El cofrade KARAJAS
Precio:  45€


Restaurante ya conocido por los Tragaldabas que en alguna otra ocasión ya habían degustado sus viandas de origen argentino.

Lo de argentino es muy relativo, aunque he de reconocer que la carne es traída directamente de la misma PAMPA.

En las cocinas, cocineros no argentinos y uno de los camareros, el que nos sirvió el primer plato, bastante peculiar.

La presencia de diferentes nacionalidades en la cocina, no afectó al resultado de gusto y textura de los platos, maravillosos. Pero el camarero dejó momentos de duda al presentarnos las EMPANADILASCANNNNNEE y las EMPANADILASMAÍ.

Confusión que fue rápidamente controlada por los comensales al tener, dentro de su campo visual, una imagen de lo que el camarero peculiar presentaba.

 PRIMEROS: (Tooo a repartir)

  • EMPANADILASCANNNNNEE (3)
  • EMPANADILASMAÍ        (3)
  • Provoleta al “Cabrón” digo al carbón.
  •  …como me gustan los “chorizos parrilleros…. PAAAAAARRILEROSSSSS”
  • MataHambre
  • Mozzarela con tomate.


Las empanadillas, magníficas, sobre todo las de maíz. El matahambre delicioso los chorizos bien y la provoleta de dejaba.

 SEGUNDOS:

  • Bifé de chorizo pa todos, aunque el Caldos y el Caseras se partieron uno.   Había de muy hechos, de poco hechos, de crudos…..
 La carne, sin lugar a dudas es la estrella de un restaurante argentino (Vaya chorrada acabo de decir), vamos que estaba muy, muy buena, además se tenía la posibilidad de aderezarla con chimichurri muy aromático, una salsa de tomate troceado ligeramente picante o a la Catalana, con all-i-oli.

Sobre los temas tratados: 
·     Incremento de miembros de la cofradía.  Muchas discusiones acerca de este punto.

 Por unanimidad de los presentes se decidió que la incorporación de nuevos cofrades podría dar lugar a rupturas durante las jornadas, que los temas de conversación podría aislar a los nuevos pretendientes y que según Paco: “Somos siete y ese es un número primo”.  También se acordó que cualquier incorporación en la cofradía tendría que ser aprobada por UNANIMIDAD TOTAL de los cofrades. Situación que, siempre puede darse.

·         Actos sociales:
El tema de la planificación de los actos sociales, contó como siempre de la inestimable ayuda y aportación, del cofrade Karajas.

  1.  “La asociación de vecinos del barrio de canaletas” (Cerdanyola). Vamos, que ya estamos preparando la cena de diciembre

·         Jornadas especiales

  1. Jornada familiar.  Se solicita al Chulito audiencia para poder disponer de la casa familiar para celebrar una calçotada o lo que sea.     Fecha a determinar. Opción de acordar un merendero o de ir a un restaurante de Collcerola.
  2. Jornada inernacional. También se planificará la salida anual TRAGALDABAS, con destino “Amsterdam”, así ya todos habremos ido a ese Puto Pueblo de drogatas allí por el mes de Febrero.
  3. Jornada lúdico-pesquera.  A nivel de comentario, se presentó la posibilidad de realizar una salida pesquera radical (barco o roca) en condiciones extremas de temperatura y fenómenos atmosféricos.  Pero ese punto no quedó muy claro.

·         Otros:

  1.  Se comentó el tema de la salida que el cofrade VISAS va a realizar a la cuna del cordero lechal. (PUTA ENVIDIA…)
  2.  Se nota que nos hacemos mayores ya que se habló de la PRÓSTATA su degradación y cuidados y el ACTO SEXUAL.
  3.  Se habló de tías, de fo….., de comida, de fo……, vamos lo de siempre…

·         Frases para el recuerdo:

  1.  “Esto es como el virus” (Karajas).
  2.  “Yo tengo una duda…..  Eso de Fo….. que coño és????”  KASERAS.
  3.  “Te has de hacer una manola al día así el día que fo….. repites.” KARAJAS.
  4.  “Me he comprado un ALINONE”  KARAJAS
     Queeeeee??????????????  EL RESTO.
     “Un ALINONE, joder, un todo en uno……” KARAJAS
     “JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAA”  El Resto.
     “Pero de qué hablas?”  El resto.
     “De eso, que tiene un solo cable”  KARAJAS
     “Un solo cable, el qué?”  EL RESTO
     “UN ORDENADOR JODER”  KARAJAS
     “AHHHHHHHHHHHHHHHHHHH” El Resto

Si alguien puede aportar algo bienvenido sea.

martes, 22 de noviembre de 2011

Una noche de sorpresas en un restaurante “clandestino”


Pocas cosas hay, en el corazón de un TRAGALDABAS, que sea más sincera y agradable que una cena que sorprenda a quien viene con nosotros.

Siempre hemos sido Tragaldabas, pero aunque la etimología del vocablo suena ciertamente grotesco, el fondo de nuestras sensibilidades goza y se exalta al obtener no solo un agradable resultado gastronómico, sino conseguir la sorpresa, la algarabía, la inquietante sensación de la excitación del no saber o del no entender.

Esto sucedió el pasado día 11 de Noviembre, día en que celebramos, con un poco de retraso, el cumpleaños de Mary.

Tras hablar con gente y casi sin venir a cuento, accedí a la web de “Urban Secrets”, que aunque suena lánguidamente a ropa interior femenina, presenta opciones un poco frescas y desenfadadas de conseguir esa sensación de la que hemos hablado antes.

Dos opciones en Barcelona de restaurantes “clandestinos”, escondidos en las trastiendas de una lavandería y de una tienda de suvenirs.
Un poco de coña, un poco de misterio, un poco de incertidumbre, cuatro gotas de morro y obtenemos un coctel casi perfecto para que el invitado/a muestre la mejor de sus sonrisas.

Yo seleccioné el restaurante “Chitón”, situado delante de la Pedrera, simplemente por comodidad y por estar relativamente cerca de casa.
Esa cara de nerviosismo y ese sudor fría a la espera de la reacción, fueron suficientes para conseguir el objetivo esperado.
No hablaré de la cena, simplemente diré que se trataba de un menú degustación, más que correcto.
Hablaré del entorno y preparación.

El “Xitón” se encuentra en los almacenes de una tienda de suvenirs (gitanas de cerámica, toreros, etc….) cerca de la Pedrera de Barcelona, con lo que no destaca ni extraña la tienda, ni ofrece dudas de su rendimiento económico.
Para acceder al restaurante se ha de coger un ascensor con paredes de cristal.
El local está dividido en 5 zonas, cada una con su correspondiente cocina y su chef responsable.
Unas distribuidas a modo de barra de bar, aunque con unos asientos más que aceptables rodeando la cocina y otras con mesas preparadas y dispuestas cerca del chef.
Esto permite ver y observar cómo se trabaja en las cocinas, como se preparan los platos y como se montan las viandas.

El chef es el encargado de sugerirte la degustación, modificar los platos y, evidentemente, prepararlos dando su toque personal. De este modo ninguna de las degustaciones que vimos, a parte de la nuestra, tenía la misma textura y presentación, siendo como eran con la base común.
La lista de vinos mucho más que aceptable y el precio total no supera mucho los 55-60 euros por persona, perfecto para una velada de este tipo.

Ya sé que no todos los cofrades están de acuerdo con esta tipología de “teatro” gastronómico, de todas formas os lo cuento porque creo que es divertido si se quiere sorprender.
Solo destacar que el trato es exquisito y la atención suprema, puedes pedir cualquier cosa que ellos te la consiguen.

Poco más que explicar, una velada diferente en una noche especial en la Barcelona de siempre, bajo la mirada de Gaudí y sus chimeneas, en los sótanos de una tienda de gitanas de porcelana.

Situación:
Calle Provenza, 300
Barcelona

Escrito por Kaseras


El canapé asesino


Maldita la hora en que decidimos cambiar el colchón de casa.

Con esa frase comienza este relato verídico y auténtico, que me ocurrió el 21 de noviembre del presente, al intentar realizar tareas domésticas poco recomendadas cuando uno está solo en casa.
Hace ya unas semanas, mi pareja y yo decidimos que ya era hora de cambiar el colchón de casa. Teníamos algunas molestias en la espalda y lo relacionamos con la edad del colchón, que ya tenía sus añitos. Pues bien, manos a la obra, ¡vamos a comprar un colchón!

Joder. Hay 40.000 combinaciones. Claro, no iba a ser tarea fácil. Esto es como la globalización, los colchones también se han globalizado, que si látex, soja, viscolástica, muelles, espumas, doble-capa, ventilados, hidrófugos, Dios...  un tema complejo. Además, en las tiendas no te aclaras porque lo que es bueno en una, es malo en otra y viscolástico, digo viceversa.

Solución, internet.

Y una mierda.

Internet es aún peor, al final acabas viendo opiniones sobre colchones en foros de coches...  Ríos de páginas web, horas de sueño perdidas buscando colchones (¡qué paradoja!)
Pero bueno, al final, después de mucha literatura, elegimos un colchón de muelles con viscolástica y su canapé asociado, porque el que teníamos, pues no sirve. ¿por qué? Pues porque no sirve y punto.

Esperamos un tiempo prudencial y por fin lo traen a casa, lo montan, y sorpresa, ¡es alto de cojones! Entre el canapé, las patas del canapé y el colchón, la cosa asciende muchos centímetros sobre el suelo, llegando casi a la ventana de la habitación, queda horroroso, sólo se ve cama y más cama. ¡Es una cama con habitación! Hay que buscar soluciones rápidas. Cambiarlo por uno más bajo, descartado porque no existen de ese material, cambiar el canapé por otro más bajo, descartado por espacio, así que solo queda quitar las patas del canapé.

Dios, quitar las patas, maldita la hora...

Ayer por la tarde me pongo manos a la obra. Vacío todo el canapé por el suelo de la habitación,. pensando ¡bah! total, lo dejo todo aquí al ladito en el suelo, es subir el canapé y ya está, destornillo las patas y andando. Simple.

Pues bien, vacío todo, todito todo, es decir, como 20 bolsos, trajes de submarinismo con sus jackets, reguladores, escarpines, tubos, patos, gafas, linterna... , mantas varias, bolsas del IKEA, cojines, colchas, algún que otro zapato, botas de montaña antiguas, cuatro alforjas de las bicicletas...  todo eso desparramado por el suelo de la habitación, dejando espacio justito para la cama.
Seguidamente quito el colchón, porque no pesa un colchón de 150x190, ¿sabéis?, lo levanto como puedo y lo apoyo en el armario de la habitación así, medio en equilibrio, pero se aguanta bien, porque al ser tan ancho, tiene mucha base, pienso yo.

Bueno, pues ya está mi canapé con la tapa cerrada en el suelo, vacío y listo para levantarlo y dejarlo de pie para poder desatornillar las patas.

Un último esfuerzo y lo levanto, a pulso, desde un lateral del canapé para apoyarlo contra el colchón (que gracias al cielo, protegía el armario nuevo). Cuando estoy levantando el canapé, la tapa, por iniciativa propia y sin consultar con nadie, decide abrirse, impulsada por la fuerza de los amortiguadores, una fuerza sobrehumana, y digo sobrehumana con todo el conocimiento, pues al abrirse, arrastró el colchón hacia mi persona, aplastándome contra la pared. Imaginaos la foto: yo resoplando, chafado contra el muro de la habitación y un canapé de la ostia de kilos y una tapa de canapé furiosa queriéndose abrir más y más. Ni Fellini.

En es momento me acordé del programa "Mil formas de morir":
Muerte 354: Aplastado por su propio colchón.

Que digo yo que el cabrón que diseño esos muelles ¿qué cojones quería?  ¿usar el canapé como catapulta?

Pues esa era la situación, así que en un alarde de desesperación y descojone, tuve fuerzas para acabar de subir el canapé y dejarlo vertical, de esa forma pude desmontar las patas y poner el fieltro adhesivo para proteger el suelo de madera.

Bueno, pues ahora venía lo más sencillo, bajar el canapé de nuevo. Pero no conté con que ahora mis dedos quedaban expuestos ya que no había patas, así que empecé a bajarlo con cuidado, con todo el cuidado que te dejan no sé, ¿qué puede pesar eso? ¿ciento y pico kilos? Pues nada, nada, a bajarlo a pulso y con cuidado, pero entonces, la tapa pensó que aún  no se había abierto demasiado y decidió darse un último impulso y aplastarme de nuevo contra la pared, pero esta vez de bajada, es decir, que no podía subir ni bajar, porque al abrirse la tapa impedía mover el colchón. A todas esas, la tapa se encargó de desmontar la montaña de cosas (bolsos, submarinismo, etc.) que había montado yo.

La angustia duró 10 minutos, aguantando el muerto hasta que no sé cómo, puede mover el canapé hacia delante unos centímetros, y hacer que bajar aun poco más. Fue en ese preciso instante cuando el colchón decidió que ya estaba bien de hacer el equilibrio y se dejó caer encima de la tapa del canapé abierta, total 60 o 70 kilos más encima tampoco pasa nada... Aunque gracias a eso la tapa cedió, cerrándose unos centímetros.

Joder, qué agobio. Fui dejando caer poco a poco el canapé y cuando estaba a dos palmos del suelo, me doy cuenta que el desaguisado de tanto movimiento de tapa ha ocasionado que todo el material que había sacado del cajón, esté desperdigado por donde no debería estar, así que, cun una mano y media pierna, aguanto el canapé y con la otra mano, aparto gafas, tubos, escarpines, etc...  para que no mueran aplastados.

Después de cinco minutos apartando cosas, por fin dejo caer el canapé, poco a poco, con cuidado de no pillarme los dedos de los pies, que a punto estuve, porque del esfuerzo se me había corrido un poco la alpargata, y no sabía donde finalizaba mi pie dentro de ella. Nada más hubiera faltado eso...

Moraleja, la próxima ve llamo a los Tragaldabas.

martes, 13 de septiembre de 2011

Aún hay gente que confía en la gente...

Sí amigos, sí...

Sábado 10 de Septiembre de 2011:
11:00: Llegada recóndito al pueblecito de Estana, en mitad de la naturaleza viva y arropado por las montañas del Cadí. Objetivo, realizar una excursión de dificultad baja, hasta el Prat del Cadí, impresionante prado que queda bajo las paredes del mazizo del mismo nombre. 

13:30: Llegamos al Prat del Cadí, que teóricamente es asumible en poco más de una hora, (debe ser sin niños...porque si no, no lo entiendo). 

14:00: Tras un merecido descanso y haber disfrutado de la impresionante vista y la compañía de cencerros y vacas pastando plácidamente en el prado, emprendemos la bajada. Aunque hemos ingerido un ligero tentempié a base de manzana, nuestras cabezas piensan en el restaurante que hemos visto en Estana. (Cal Basté).

15:30: Llegada a Estana de nuevo. Vamos a probar suerte en Cal Basté ya que se nos ha hecho un poco tarde y necesitamos meternos algo entre pecho y espalda.


Aunque la conversación fue en catalán, la reproduzco en castellano para los numerosos visitantes no catalanoparlantes del blog: 

- "Hola, buenas tardes. Para comer 3 personas, ¿Sería posible?"

- "Por supuesto, pasen por aquí. ¿Les va bien esta mesa?

- "Perfecta, muchas gracias". 


Tomamos asiento, empezamos a mirar el menú, y mi mujer me hace un comentario, que dignifica mi apodo cofrade. (Para los que no lo sepan, soy "El Visas"):  


- "Esto...¿tienes dinero?, porque creo que aquí no vamos a poder pagar con la tarjeta...

-"Pues no, no tengo ni un duro. Voy a preguntar, porque si no, nos tendremos que ir". (Pobre niño, hoy va a comer merendando... pensé). 

-"Perdone, ¿podremos pagar con tarjeta, verdad?, es que... No disponemos de efectivo"          

-"Pues no, pero no se preocupe. Coman tranquilos, disfruten del menú y luego les doy un número de cuenta. Ustedes, tranquilamente cuando lleguen a casa, mañana, pasado, cuando sea, nos hacen el ingreso y ya está. No hay ningún problema, aquí nos fiamos de la gente. Si deciden no pagar, es cosa suya cómo les siente la comida." , me contestó amablemente la chica que nos estaba preparando la mesa, con una gran sonrisa. 

No me lo podía creer. 

Aún hay gente que confía en la gente... y así fue cómo la comida, nos sentó de maravilla y descubrí otro de esos restaurantes familiares entrañables que tenemos por nuestra geografía, con menú típico de montaña y que con este trato merecen que hagamos mención especial en nuestro blog. 





Saludos, cofrades y demás amigos.